VILLAREJO, EL EMÉRITO DE LAS CLOACAS