CONTRA LA LÓGICA DE LA GUILLOTINA