LAS MUJERES EN UNA ORDEN CANONICAL