¿Armas contra un virus? La gestión militarista de la crisis sanitaria