CHERID: UN SICARIO EN LAS CLOACAS DEL DESTADO