EL DÍA ANTERIOR AL MOMENTO DE QUERERLE