EL EMBALSE DE ITOIZ, LA RAZÓN O EL PODER