Febrero feminista: Mi sexualidad es una creación artística