ARTE, ¿LÍQUIDO?