Zaragoza: de la euforia del ladrillo a la crisis.