DECIMOCUARTO ASALTO. LA ADOLESCENCIA GOLPEADA