MITOS SOBRE DELINCUENTES Y VÍCTIMAS