ADA COLAU, LA CIUDAD EN COMUN