SI NO PUEDE HACER NADA POR SU CABEZA, AL MENOS ARRÉGLESE LA GORRA.