SI NO HUBIERA PRIVILEGIOS NO HABRÍA MISERIAS