EL FÚTBOL, UNA PESTE EMOCIONAL