LOS (BIENES) COMUNES. ¿OPORTUNIDAD O ESPEJISMO?