Inicio > 'El Joan Petit quan balla amb els refugiats', exposición de J.L. Gamboa Urgeles

Del 16 de septiembre al 15 de octubre se exhibe en La Pantera Rossa la exposición plástica de José Luis Gamboa Urgeles "El Joan Petit quan balla amb els refugiats".

Horarios de visita: lunes, miércoles, jueves y viernes de 12:30 a 14:00 horas, miércoles y viernes de 17 a 19 horas. Resto de días y horas, al tratarse de un espacio colectivo y polifuncional, dependiendo de la actividad del centro.

No soy crítico de arte, ni siquiera experto en la materia, aunque me gusta disfrutar de la belleza y del simbolismo que los artistas son capaces de plasmar en sus obras. Tan solo un viejo (jubilado ya) periodista que intenta, con este texto, invitarles, animarles a visitar la exposición "El Joan Petit quan balla amb els refugiats" que José Luis Gamboa ha instalado en el sótano abovedado de La Pantera Rosa. Voy a intentar explicarles por qué.

José Luis es un zaragozano de aspecto y, a veces, incluso de modales un poco bruscos. Dice lo que piensa y procura vivir de forma coherente con su pensamiento. No es indiferente ante lo que ve y en los últimos años ha visto el drama de los refugiados que huyen de la guerra, del hambre, de la muerte y ha sentido el portazo que Europa y todo el mundo desarrollado les ha dado en las narices. Pero no se ha contentado con sentirlo, ni con añadir un “me gusta” o un emoticono lloroso al texto de alguien que se duele por ello en una red social. Gamboa ha hecho la mochila y se ha ido a echar una mano en Lesbos o en el paso de Calais, allí donde malviven los refugiados que lograron alcanzar un territorio que esperaban seguro.

Pero José Luis es artista y viaja siempre con cámara fotográfica y cuadernos de viaje en los que plasma sus experiencias. En la exposición verán ustedes el resultado de esas vivencias y de este trabajo. Verán paisajes y escenas de los campos de Moria o Save Passage, en la isla de Safo, aquella poetisa que amaba a las mujeres. O de Exarquía, Ellenikon o City Plaza (que parece nombre de hotel y lo es, hotel ahora ocupado por quienes han dejado todo para intentar sobrevivir), cerca de Atenas. O en Care 4 Calais, Grand Symthe o La Jungla (¿cómo será para que así le llamen?) cerca de los puertos o de la boca francesa del túnel de La Mancha, mientras intentan llegar a Gran Bretaña.

No es una exposición amable, pero a poca sensibilidad que usted tenga por el dolor ajeno se dejará seducir por horizontes próximos, sean de barracones o de montones de basura; por pinceladas rotundas que diseñan espacios opresores y, sobre todo, rostros; por escenas marítimas que quienes recorren el Mediterráneo intentando que niños, mujeres y hombres no se ahoguen en su intento por cambiar de continente, y también quienes lo hacen para que ese cambio no sea posible, conocen bien. Gamboa ha utilizado, conscientemente, pintura industrial, barata, porque representar el drama con delicadeza no tendría sentido.

Verán también una proyección que les permitirá transitar de la realidad fotografiada a su representación artística, esa que, ojalá, todavía es capaz de conmovernos. Y si coinciden con el artista, con José Luis Gamboa, en su visita a la exposición, pídanle que les enseñe alguno de sus cuadernos de viaje, que les diga los nombres de las personas en ellos dibujadas, que les cuente qué historias hay detrás de cada rostro, de cada nombre. Rostros y nombres del dolor, pero también rostros y nombres, sobre todo femeninos, de la solidaridad, de quienes, como él, no se conformaron con estremecerse y fueron, siguen yendo, a ayudar.

Y, por favor, cuando salgan de ver la exposición, no olviden que España se comprometió ante la Unión Europea a recibir, antes del próximo 26 de septiembre, a 16.337 refugiados pero, cuando solo faltan días para que termine ese plazo, solo ha acogido a poco más de doscientos.

Luis Granell Pérez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Interpelación " Esmalte industrial sobre madera. 80 x 80 cm 2017