Inicio > 'Difama, engrandece y esconde, que algo quedará'

¡Liberados por nuestra presión!, pero el terror y el daño ya se han ejercido: la violación de su libertad, la manipulación de una parte importante de la sociedad y la profundización de la fractura social. Lo inaceptable va a ser el detonante de importantísimas acciones urbanas de solidaridad.

Terrorismo, caza de brujas, inquisición, dominación patriarcal, o como quiera llamarse, es arrestar a dos artistas satíricos por hacer su sátira en carnaval, un terror global desde que el control de la comunicación y de la información constituyen las herramientas fundamentales del ejercicio del poder. La política hoy día es un acontecimiento fundamentalmente mediático. En permanente alerta por lanzar sus mentiras con apariencia de verdad, el liberalismo global y su prensa difaman, engrandecen y esconden. Difaman, engrandecen y esconden… ¡que algo quedará! La guerra comunicativa permanente por controlar el discurso es la marca principal del liberalismo “neocon”, un fascismo global que amenaza con emerger de nuevo… En España, se trata de hacer calar su ideología dogmática en un entorno en el que poco a poco ha ido desapareciendo la prensa generalista no alineada. Armados de mentiras, elevando detalles superficiales a cuestiones importantísimas según ellos y obviando graves realidades políticas y sociales, consiguen, con la insistencia, crear un “sentido común” entre los espectadores, los televidentes; un falso sentido común hecho de medias verdades -con potencial escandalizador- muchas veces repetidas. El falso sentido común difundido por los medios de desinformación va calando, a lo largo de los años, en el pueblo desideologizado e irreflexivo. Esto sí que es temible, mucho, cuando la fortalecida propaganda desinformativa de nuestros tiempos, unida a la falta de diálogo con nuestra propia conciencia, erigen en nosotros el patriarcado interior, la auténtica sede del mal banal que alimenta el fascismo,1 como Hanna Arendt anunciara en Eichmann en Jerusalén.

Hoy se anuncia que los dos titiriteros salen de la cárcel, han estado en prisión preventiva como prevención de no se sabe qué cosa. Son amigos de amigas, compañeros de la divulgación artística de las injusticias, son nuestra familia; se los llevaron arrestados… Por hacer una sátira de la situación política nacional. Hasta hoy, en contraste, las muertes de quince migrantes, el crimen de la costa de Tarajal, que hace unos días cumplía su 2º triste aniversario, no ha supuesto condena alguna para sus responsables. “¡Basta ya del terror, basta de inocentes en la cárcel!”, han protestado muchas personas en las redes sociales mas algunas personalidades famosas. Nos pronunciamos, nos revolvemos, no nos callamos, y es que esta vez la broma tiene tintes kafkianos, se comenta…Pero es urgente reflexionar y actuar, porque se está generando un malestar que ya no se puede soportar.

La represión continuada es igual para todos. Nosotros y los represaliados somos parte de la misma hermandad de (futuros) excluidos de los privilegios, futuros excluidos del sustento, futuros señalados y condenados. Cada uno y cada una tenemos que entender esto desde ahora y proteger ante todo la Vida y la Libertad, con mayúsculas. Esta situación surrealista es, tan sólo en una dimensión, una “guerra comunicativa partidista”; en otra dimensión es algo mucho más profundo ante lo que no se puede dejar de actuar. Actuar, en medio del bombardeo comunicativo y el asedio de nuestra libertad física, supone reflexionar y expresarse públicamente. La prisión preventiva sin fianza con acusaciones falsas e infundadas de entrada deslegitima toda intervención judicial. Sólo quienes entienden la democracia como un cortijo donde hacer y deshacer a su antojo, han pasado por encima de la vulneración de derechos fundamentales como la libertad (de expresión) y obviado la necesidad de preservarlos. Sólo aquellas mentalidades totalitarias y fascistas pueden despreciar que se encarcele a dos personas por representar una ficción; sólo aquellas mentalidades ponen hechos subjetivos por encima de la vulneración flagrante de derechos fundamentales (como ha pasado al haberse lanzado, repetido y creído el chascarrillo del cartelito, un pequeño cartel que no “ofendió” a ningún niño y en el que no pone lo que los medios se han apresurado a asegurar que pone). Los que comprendemos el terror de dos personas cuya libertad se ha violado por denunciar la verdad, nosotras, las solidarias con “los titiriteros terroristas” y a quienes nos duele el daño a la sociedad -engañada en una parte importante por uno de tantos chascarrillos “desde arriba”, manipulada para que germinen en ella pensamientos totalitarios y cada vez más polarizada y fracturada- tenemos la responsabilidad de manifestarlo lo más alto y claro que podamos, esto es precisamente actuar en un mundo donde la comunicación es el poder. Actuar es expresarnos públicamente frente a esta construcción de la realidad neoconservadora y devoradora. Actuar es negarnos a seguir entregándole el ejemplar más expuesto del rebaño al lobo! Es más, precisamos dejar de ser el rebaño…¿Qué podemos hacer?…..

…Pues podemos hacer mucho, podemos informarnos y compartir apreciaciones verdaderamente reflexivas, no superficiales. Podemos aprender de estos dos titiriteros, que parecen haberle dado donde le duele al sistema. Podemos rehuir la domesticación que buscan esta y otras “condenas ejemplares”. Asumir la responsabilidad de denunciar las verdades y construir la solidaridad con aún más coraje, superando la emoción heredada del miedo que nos constituye. En este doliente mundo al revés, se encarcela a dos titiriteros y se levanta un tinglado “informativo” para difamar su trabajo: algo habrán hecho bien los chicos en la guerra por el control de la comunicación… El arte satírico tiene la virtud de hacer fluir la emoción de la risa. Más allá de haber sido utilizados como arma arrojadiza para abatir al partido que controla el ayuntamiento de Madrid, los titiriteros con su arte ponen en jaque a un sistema débil que se desmorona con una pluma, con la simple realidad bien expuesta y la emoción empoderadora de la carcajada y el escarnio.

A los que presenciamos esta caza de brujas en un contexto de guerra por el nuevo sentido común nos queda lo de siempre, nos queda lo que le queda al pueblo: su arte, su risa inagotable. Nos queda ser flexibles como el bambú y relatar la verdad con responsabilidad. No hay más. Sobre todo, que no nos amarguen ni nos atemoricen: no permitamos que condenen nuestra potencia para desvelar todo lo ridículo, las bajezas y las mentiras. Por mucho que quieran condenar la libertad de pensar no pueden… Si no queremos. Y, por fin, ¡¡este hecho inaceptable va a se el detonante de importantísimas acciones urbanas de solidaridad!!

#Acampadasol

http://madrid.tomalaplaza.net/2016/02/10/difama-engrandece-y-esconde-que-algo-quedara/

 

Toda la información sobre #LibertadTitiriteros en el especial del Periódico Diagonal:

https://www.diagonalperiodico.net/panorama/29282-caso-titiriteros-madrid.html

http://madrid.tomalaplaza.net/files/2016/02/00-78.jpg