Inicio > Campaña estatal de solidaridad #PORTABEBÉSPARASIRIA

A partir del mes de abril nos unimos a la campaña estatal #PORTABEBÉSPARASIRIA. La idea básica es la recogida solidaria de portabebés, que se inició el 23 de febrero en Donostia. Esta campaña se inspirá en la iniciativa Carry the future (carrythefurure.org) y basándose en una idea muy sencilla: si las mochilas y fulares portabebés fueron una gran ayuda en la crianza de nuestras hijas e hijos, imaginemos lo que pueden representar para las familias que sufren la guerra de Siria. Durante el mes de junio continuamos con la recogida solidaria de portabebés. Además, ampliamos ahora la recogida a material sanitario básico. Si tú también crees que el apoyo mutuo es una de las formas que tenemos de cambiar el mundo, aquí tienes otra oportunidad de demostrarlo: trae el material sanitario que concretamos (el de la lista y no otro, por favor) o esa mochila, fular o bandolera que ya no usas a alguno de lo puntos de recogida habilitados en Zaragoza. Enviémos a Siria y a las familias afectadas por la guerra un poco de todo aquello que nos dieron a nosotrxs, nuestro amor y nuestra solidaridad.

Material sanitario que recogemos:
Gasas estériles
Compresas estériles
Apósitos
Vendas
Vendas elásticas
Suturas
Mascarillas
Esparadrapo
Algodón hidrófilo
Suero fisiológico
Antisépticos
Guantes estériles
Jeringas
Catéteres
Instrumental
Jeringas
Vías

"La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respetuo mutuo." (Eduardo Galeano).

Los puntos de recogida en Zaragoza son:

Centro Social Libreria La Pantera Rossa
C/ San Vicente de Paúl 28
Lunes a Sábado de 10:00 a 14:00 y de 17 a 21:00

Teoyleo
C/ Atarés 4
De lunes a Viernes de 11 a 15h
Miércoles también de 18-20h
Sábado de 11-13.30

Simbiosis Shop
C/ Félix Latassa 32
Lunes a Sábado de 10:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:30

Enviamos los portabebés a Siria a través de la AAPS, Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio. Se trata de una organización fundada en 2011 para paliar en la medida de sus posibilidades las dramáticas necesidades de la población siria, poniendo el foco, ante todo, en las personas que siguen siendo víctimas de la guerra y esforzándose en que el máximo de ayuda llegue a los desplazados de todo el país. La ONG no tiene vinculación con partido alguno ni dentro ni fuera de Siria y no depende más que de las personas o entidades donantes, anónimas la mayoría, que creen en su trabajo.

La guerra de Siria cumple su sexto año

La Pantera Rossa se suma a la solidaridad y a la denuncia social para frenar esta guerra, todas las guerras, y su preparación. Alrededor de 13,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en Siria. Se calcula que más de 4 millones de personas han huido de Siria y más de 1 millón de personas refugiadas y migrantes han llegado por mar en 2015.

Es urgente…

  • Excluir a la población civil de la guerra y respetar los derechos humanos.
  • Permitir la libertad de movimiento para civiles y el acceso libre y sin restricciones a las organizaciones civiles humanitarias para que puedan hacer llegar ayuda inmediata a la población que sufre la guerra.
  • El alto al fuego incondicional y supervisado para detener la matanza y distribuir la ayuda entre la población civil.
  • Cesar los asedios a las poblaciones y los ataques contra la población civil y sus bienes e infraestructuras (escuelas, hospitales, suministros de agua…); crímenes de guerra contra la humanidad que son una práctica generalizada y sistemática de castigo colectivo.

Además, pensamos que hay alternativas a este desorden internacional interesado y violento: embargo de armas, prohibición de su venta, de la compra de petróleo de contrabando y de toda financiación a las partes en conflicto, exigencia de un alto al fuego y desmilitarización del territorio; promoción de la deserción y apoyo a quienes desertan; apoyo a la población y sectores sociales partidarios de salidas pacíficas, de Siria; acogida de toda la población refugiada y desplazada y apoyo a la reconstrucción  del país para favorecer el retorno con condiciones de vida dignas; persecución penal de los criminales de guerra...

Defendamos una cultura de paz que luche contra la violencia estructural de un sistema basado en la explotación y en la desigualdad, mantenido a través del control social y los ejércitos. La guerra empieza aquí y podemos pararla también aquí, luchando contra nuestro propio militarismo: la pertenencia a la OTAN, las bases militares, el gasto militar, la industria de armas...