Inicio > Actividades > Presentación de libro > Presentación de los libros de ContraEscritura 'Reportajes antifascistas' y 'Una juventud en Alemania'
Imagen
Actividad
Presentación de libro

Presentación de los libros de ContraEscritura 'Reportajes antifascistas' y 'Una juventud en Alemania'

Miércoles, 23. Noviembre 2016 - 19:30 - 21:00
Lugar: 

La Pantera Rossa

Organiza: 
ContraEscritura
Materia: 
NARRATIVA GENERAL
Nº de comentarios: 0

El miércoles 23 de noviembre, a las 19:30 horas, se presenta en La Pantera Rossa la editorial ContraEscritura con sus dos últimas publicaciones: "Reportajes antifascistas", de Nico Rost, y "Una juventud en Alemania", de Ernst Toller.

"Reportajes antifascistas"

es la primera compilación en español de tres de los reportajes más relevantes de Nico Rost, autor de Goethe en Dachau. Recuperamos en este volumen “Un campo de concentración en el Tercer Reich. La fábrica de cerveza de Oranienburg” (1933), uno de los primeros testimonios de los campos de concentración. Originalmente publicado en una revista de apoyo a los intelectuales alemanes, los nazis destruyeron prácticamente todos los ejemplares por lo que en nuestro proceso de investigación sólo hemos logrado encontrar dos ejemplares.
Le sigue “Desde el frente libertario español. Un reportaje” (1937), un paseo por la España de 1937 en que Nico Rost da testimonio desde el Madrid bombardeado hasta la situación de los brigadistas internacionales como el de italianos y alemanes que habían caído recluidos en las cárceles republicanas e incluye entrevistas con personajes como La Pasionaria o Miaja.
El tercer espacio está reservado a “Los amigos de mi padre. Recuerdos de la Folkingestrat” (1955), el regreso del periodista a su barrio de la infancia en Groninga. Un regreso para demostrar que ninguno de sus vecinos judíos regresó de los campos nazis.

Nico Rost nació en los Países Bajos en 1896. Entre los años 1923 y 1933 vivió en Berlín, donde desarrolló su carrera como escritor, periodista y traductor. Tradujo, entre otros, a Joseph Roth, Ernest Hemingway o Alfred Döblin.
En febrero de 1933, cuando Hitler aún no había cumplido un mes como Canciller, fue encarcelado durante tres semanas en el Campo de concentración de Oranienburg, una de las primeras instalaciones de detención nazi ubicada en una fábrica abandonada. A su salida, Rost se instaló en Bruselas.
Cuando estalló la guerra civil, viajó a España primero como reportero. Esta primera estancia le llevó a entrevistar, entre otros, a Dolores Ibárruri. Su segunda visita sería como invitado al II Congreso de Escritores en Defensa de la Cultura.
Al acabar la contienda, regresó a Bélgica. Nico Rost trabajó a partir de entonces con varios seudónimos pero eso no le libró de la persecución nazi. En 1943 fue arrestado y encarcelado en la prisión de Scheveningen, de allí fue trasladado a Vught y finalmente al Campo de concentración de Dachau, de donde no salió hasta la liberación.
El gobierno de Berlín oriental ofreció a Rost la dirección de los archivos literarios de la RDA, trabajo que compaginó con la elaboración de la biografía de Otto Grotewohl que acabó por no publicarse debido a las desaveniencias entre ambos. Tras varios cambios de gobierno, Nico Rost decidió abandonar Alemania y dedicarse al Comité Internacional de Dachau y la construcción del Memorial en el KZ Dachau.

"Una juventud en Alemania"

Es un testimonio excepcional del paso de una Europa de imperios a una Europa de Estados, del estallido de la Primera Guerra Mundial y su furor, del estancamiento y el hastío de las trincheras y de la voltereta política que llevó en los últimos meses de la Gran Guerra a la caída de un Imperio y al nacimiento de una República en Alemania.
Tiene este libro la virtud de tener un protagonista en el epicentro de unos acontecimientos históricos, como la Revolución de Noviembre o la instauración de la República de Consejos de Baviera en 1919, que son de una enorme importancia dentro de la historia de la Alemania pero que, sin embargo, han quedado sepultados por todo lo que después trajo el nazismo consigo.
Pero también es testimonio de la mirada inquieta de un niño frente a los prejuicios que le rodean, especialmente respecto a la pobreza o el antisemitismo. En este texto se encuentran preguntas, respuestas e infinidad de incoherencias que el propio autor se esfuerza en remarcar. Toller, revolucionario desde la infancia, salta en este libro de una duda a otra, se deja arrastrar, se pone en cuestión, se opone, y al final, quizá, logra ponerse en pie.

Ernst Toller, dramaturgo y poeta. Tras lo que explica en Una juventud en Alemania, su infancia, participación en la Primera Guerra Mundial así como en la Revolución de Noviembre de 1918 y su paso por prisión, el realismo había arrollado al expresionismo en los teatros por lo que la Humanidad ya no se contemplaba como un Ideal sino que era sujeto de una descripción. Según el propio Toller.: “la época del expresionismo ha sido reemplazada por la ‘nueva objetividad’ y esa forma de arte que se llama reportaje. Creo que la nueva objetividad […] no se acerca a los hombres y las cosas, sino a su fotografía”. Su teatro ya no triunfaba. Inició entonces una incansable tarea como conferenciante incansable.
Atraído por los cambios sociales que la Segunda República Española trataba de implantar, en octubre de 1931 realizó un primer viaje de varios meses a España. En 1933 se salvó de ser detenido tras el incendio del Reichstag debido a que se encontraba en Suiza. Los nazis le retiraron la nacionalidad alemana y confiscaron sus bienes. El 1934, decidió refugiarse en Londres. En junio, participó en el fundación del PEN-Club alemán en el exilio. Asistió en Leningrado al Primer Congreso de Escritores de la Unión Soviética. En 1935, participó en el Congreso Internacional de Escritores de París y reafirmó su compromiso con la defensa de la libertad y la Humanidad y estimó necesario adoptar una posición beligerante y no limitarse a la pasividad del pacifismo.
Entre los meses de marzo y abril de 1936, regresó de viaje a España junto a su mujer. Desde su regreso a EEUU y hasta 1937 compaginó trabajos como periodista y guionista para la Metro Goldwyn Mayer. Creía que como dramaturgo podría recomenzar su tarea de desarrollo de un teatro explícitamente político, que no propagandístico. Sólo uno de sus guiones fue aceptado y llevado a la gran pantalla pero había sido tan alterado que Toller lo repudió. En 1938, recién divorciado, Toller regresó inmediatamente a España. Se centró en conocer en profundidad Madrid y Barcelona y comenzó una intensa actividad diplomática basada en su Spanish Relief Plan para canalizar ayuda alimentaria a la población civil de la zona republicana. El final de la Guerra Civil Española, con el éxodo republicano hacia Francia, supuso un durísimo golpe para un Toller que, además de deprimido, estaba arruinado tras dedicar todo su dinero a su plan de ayuda a los españoles. El 22 de mayo de 1939 se suicidó en la habitación del neoyorquino hotel Mayflower. Tenía 45 años.

ContraEscritura

Existió antes pero desde enero de 2015 es una editorial con corazón en Barcelona y latidos en medio mundo.
Dirige este precioso imposible Marta Martínez Carro, periodista retirada a mejores letras y resiliente practicante.
No sabemos mucho más acerca de lo que somos lo cual nos ofrece múltiples opciones a corto, medio y largo plazo.